Make your own free website on Tripod.com

Ejes curriculares

Ejes curriculares de la propuesta pedagógica

Los ejes curriculares son conjuntos de temáticas y competencias que describen aspectos del desarrollo de los niños, constituyen la guía que orientará el recorrido formativo que los promotores y las familias realizarán en el marco de la misión, la visión, los objetivos y el enfoque del Programa de Educación Inicial no Escolarizada.

El punto de partida para la definición de los ejes curriculares son las necesidades de los niños; tanto las necesidades de cuidado y protección como las básicas de desarrollo.

El primer eje curricular — que responde a las necesidades de cuidado y protección infantil– pretende identificar y describir los aspectos fundamentales acerca de salud, higiene, alimentación y prevención de accidentes, tanto de la madre embarazada como
de los niños de cero a cuatro años de edad, para propiciar un ambiente libre de riesgos y que promueva su sano crecimiento. Las necesidades básicas de desarrollo agrupan tres ejes curriculares vinculados con las competencias de los niños: personal y social, lenguaje y comunicación, así como exploración y conocimiento del medio.

La generación de experiencias y condiciones propicias para la satisfacción de dichas necesidades promoverá el crecimiento de niños saludables y competentes para vincularse con el medio ambiente y con las demás personas, esto será posible siempre
y cuando los adultos reflexionen sobre sus creencias, pautas y prácticas de crianza y en consecuencia desarrollen las competencias necesarias para estimular de mejor manera el desarrollo de los niños.
Durante los primeros años de vida del niño, la responsabilidad sobre su cuidado recae de manera principal en los padres o personas que están a cargo y serán éstos quienes motiven y propicien que los niños gradualmente participen en el cuidado de sí mismos.

La satisfacción de las necesidades de cuidado y protección constituye la base fundamental que permitirá al niño, con el apoyo de los adultos, lograr progresivamente
niveles de crecimiento y desarrollo en los diferentes ámbitos y subámbitos de competencias. Por ello se considera transversal este eje, es decir, que atraviesa y se vincula con los demás ejes curriculares.

Por medio de los ejes curriculares vinculados con las necesidades básicas, es
posible identificar y describir las competencias que se espera desarrollen los niños
entre los cero y cuatro años de edad en los diferentes ámbitos:

a) personal y social,

b) lenguaje y comunicación,

c) exploración y conocimiento del medio y sus respectivos subámbitos.

Es importante destacar que el desarrollo de dichas competencias puede variar de acuerdo con las características propias de cada niño, su familia y su comunidad. Estas
competencias, sin embargo, permiten contar con un marco de referencia acerca
de las metas de desarrollo que pueden promoverse en cada grupo de edad y que
orientarán las acciones que los adultos realizarán e integrarán en sus rutinas diarias.

En el caso del promotor educativo, el conocimiento de las necesidades de cuidado
y protección, así como las necesidades básicas de desarrollo del niño de cero
a cuatro años de edad, le permitirá:

Profundizar en su propia formación

Ampliar y actualizar sus conocimientos sobre el desarrollo infantil en función
de los objetivos que persigue el Programa de Educación Inicial no Escolarizada, haciendo énfasis en la integralidad del desarrollo humano.

Contar con un marco de referencia para orientar sus acciones

El trabajo que realice con los padres o personas responsables del cuidado de los
niños y las oportunidades que tenga de compartir experiencias directamente con
ellos, deberá basarse en un conocimiento fundamentado y específico del desarrollo
infantil. Las diferentes actividades que se propongan estarán apuntando de una forma
estratégica y puntual al logro de una o varias competencias.

Realizar diagnóstico

Identificar las necesidades formativas de adultos y niños especificando, por tanto, las competencias e indicadores por atender.

Planificar las sesiones

Reflexionar acerca de lo que se piensa hacer en cada una de las sesiones y diseñar actividades con el fin de responder a las necesidades formativas identificadas en el diagnóstico.

Dar seguimiento y evaluar los logros

El contenido de los ejes curriculares le permite conocer lo que el niño puede hacer de acuerdo a su edad y potenciar sus fortalezas a partir de la revisión de las competencias e indicadores, en coordinación con padres y cuidadores.

 

NECESIDADES INFANTILES, EJES CURRICULARES, ÁMBITOS Y SUB-ÁMBITOS

NECESIDADES INFANTILES

EJES CURRICULARES

NECESIDADES DE CUIDADO Y PROTECCIÓN

Eje curricular 1

Ámbito: Cuidado y protección infantil

SUBÁMBITOS

Salud, alimentación. Higiene. Protección.

NECESIDADES BÁSICAS DE DESARROLLO

Eje curricular 2

Ámbito: Personal y social

Eje curricular 3

Ámbito: Lenguaje y comunicación.

Eje curricular 4

Ámbito: Exploración y conocimiento del medio

SUBÁMBITOS

SUBÁMBITOS

SUBÁMBITOS

  • Identidad/Autoestima
  • Autorregulación/Autonomía
  • Interacción con otros
  • Comunicación a través de gestos, sonidos y movimientos.
  • Comunicación a través de palabras, frases, oraciones y números.
  • Comunicación gráfico-plástica.
  • Control y equilibrio del cuerpo.
  • Exploración y manipulación de objetos.
  • Representación
  • Categorización.

Este artículo está licenciado bajo Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5 License

Dirección postal BOULEVARD CULTURAS VERACRUZANAS S/N, COL. RESERVA TERRITORIAL C. P. 91097 XALAPA, VER MÉXICO Teléfono (01 228) 8-19-20-11 EXT. 103