Make your own free website on Tripod.com

Fase de Asesoría y Seg.

FASE DE ASESORÍA Y SEGUIMIENTO

 

El proceso de asesoría y seguimiento consiste en realizar un acompañamiento pedagógico, metodológico, teórico y práctico de los diferentes procesos del programa, con el fin de complementar la realización de éstos y retroalimentarlos en la práctica, lo que permitirá mejorar y dar continuidad a la labor cotidiana de cada una de las figuras del programa a través de todo el ciclo operativo.

Por ello la asesoría es un proceso que involucra a todos los agentes educativos del programa y que debe ser concebido desde una perspectiva integral, así el equipo de la unidad coordinadora estatal se encarga de brindarla a los coordinadores de zona y supervisores de módulo en las diferentes fases del mismo desde diversas perspectivas: metodológica, pedagógica, teórica y práctica. Asimismo los coordinadores de zona participan con los supervisores de módulo directamente y con los promotores educativos de manera indirecta de este mismo proceso; los supervisores de módulo hacen lo propio con promotores educativos y éstos a su vez con el grupo asistente a las sesiones del programa. No se trata de una cadena de repeticiones de hechos sino de un proceso integral retroalimentador para diferentes elementos del programa que debe concebirse con un enfoque horizontal y participativo, con la posibilidad de invertirse.

Por lo anterior, es altamente recomendable que la asesoría sea proporcionada directamente a los participantes y en el lugar donde ocurren las acciones que se quieren retroalimentar, por ejemplo al promotor educativo, directamente en campo, antes, durante y después de las sesiones con los adultos.

Se dará seguimiento al "Plan de Mejora" de los participantes en las sesiones, así como al desarrollo de competencias de los niños de cero a cuatro años de edad, beneficiarios de la implementación del Programa.

Para el seguimiento del Plan de Mejora se sugiere utilizar el instrumento denominado "Instrumento de planeación, seguimiento y evaluación del subámbito" (anexo F), el cual, como ya se ha señalado anteriormente, se irá llenando en cada una de las sesiones.

Antes de la sesión podemos llenar las dos primeras columnas, y las restantes durante las diferentes sesiones con los adultos.

Estos datos puedes registrarlos en tu libreta, en una hoja de rotafolio o donde consideres que pueda ser más útil para fortalecer el trabajo con los adultos y sobre todo, para tener elementos que faciliten a los participantes el planteamiento de sus planes de mejora.

Seguimiento de competencias de niños

El seguimiento de las competencias de los niños de cero a cuatro años de edad es uno de los aspectos que nos permitirá, entre otras cosas, conocer los alcances y limitaciones de la implementación del programa, permitiendo la reorientación de las acciones con una base surgida de la realidad donde el programa se implementa, dicho seguimiento se convertirá en una guía para la continuidad de los procesos pedagógicos en los ciclos operativos posteriores.

Para realizar el seguimiento, podemos usar los cuadros de competencias infantiles (ver la antología de apoyo) ya que éstos son útiles para:

  • Orientar las actividades a realizar durante las sesiones.

  • Aclarar las necesidades e intereses de los padres y cuidadores en relación con el desarrollo de los niños.

  • Definir las propuestas de mejora de las familias.

  • Orientar la construcción de materiales al concluir cada eje.

Es pertinente no considerar que los indicadores de las competencias representen -en sí mismos- lo que cada niño debe saber y poder hacer, sino que es necesario dimensionar los indicadores en conjunto por ser éstos los que dan como resultado la competencia. En este sentido, es probable que no todos los niños cuenten con las condiciones necesarias para presentarlos, lo importante es generar dentro de las sesiones una situación o actividad que permita que adultos y niños puedan alcanzar conjuntamente las competencias identificadas en los cuadros. Cabe señalar que las competencias no se desarrollan en una sola sesión, sino que se detonan y/o se consolidan con la conjunción de otras actividades y situaciones.

La identificación de las competencias las harán los padres y cuidadores, para ello el promotor educativo les orienta sobre los aspectos que deberán observar para que, posteriormente los compartan en la sesión.

Para realizar las observaciones se debe considerar fundamental el uso de estrategias y actividades que permitan que los adultos estimulen las competencias en los niños.

Para facilitar el registro de las observaciones en torno a las competencias, se sugiere considerar lo siguiente:

  • Antes de la sesión de aplicación y planeación, identifica los indicadores a observar, de acuerdo al subámbito que se trabaje y a las edades de los niños.

  • Durante la sesión de aplicación y planeación, comenta con los adultos los indicadores a observar de la competencia que el niño (según su edad) debe presentar. En el momento de hacerlo ayuda a los adultos a identificar y resolver los obstáculos que se presentaron para realizar las actividades.

  • Propicia que los adultos compartan con el grupo sus propias observaciones. Facilita la discusión y el análisis en un marco de respeto y de colaboración de los aspectos positivos y a mejorar, con respecto a las actividades realizadas con los niños.

  • Coloca a la vista del grupo participante las competencias con sus indicadores de manera tal que los padres o cuidadores puedan guiarse por ellas para sus observaciones; además de considerar el desarrollo de la actividad propuesta, la relación que se da con el niño y el uso de los materiales.

  • El promotor educativo registra la información que se generó durante la actividad. Puede ser en una libreta o en un rotafolio, según los recursos con los que cuente; lo importante es la elaboración de ese registro pues le servirá como insumo para seguimientos posteriores.

La información generada por los adultos y promotores es una guía que posibilita la orientación de las siguientes actividades a desarrollar en las sesiones.

Las competencias identificadas por los adultos estimulan su participación y corresponsabilidad al reconocer que ellos mismos pueden realizar una variedad de actividades en beneficio del desarrollo de los niños.

Estos aspectos indicarán al promotor educativo que el grupo va desarrollando poco a poco su carácter de comunidad educativa.

Lo anterior propicia además, que el grupo haga preguntas más de fondo sobre el desarrollo de las competencias y del comportamiento de ellos mismos (padres y cuidadores) generando que exista mayor confianza al compartir las ideas y proponer otras actividades a realizar.

A partir de las observaciones los adultos tendrán una idea más completa de las acciones que pueden plantear en su plan de mejora, ya que la misma actividad realizada durante la sesión los llevará a identificarlas con mayor claridad.

Este seguimiento permitirá al promotor educativo en un primer momento, dimensionar si las actividades propuestas para la sesiones responden a las necesidades e intereses del grupo, además de identificar qué aspectos han sido determinantes para el éxito de los planes de mejora.

Seguimiento a las sesiones con padres y cuidadores de niños de cero a cuatro años de edad, así como retroalimentación en campo para los promotores educativos.

Procedimiento para las visitas a las sesiones.

Las visitas que se hagan a sesión deben considerar los siguientes aspectos:

  • Es recomendable que el coordinador de zona y el supervisor de módulo se pongan de acuerdo para coincidir en una visita.

  • Deberá definirse -a nivel de zona- el enfoque que determinará la observación-retroalimentación, así como el periodo de aplicación del enfoque.

El enfoque se irá definiendo con base en las necesidades y características de los grupos atendidos.

Antes de la observación

  • Conocer la planeación de la sesión que impartirá ese día el promotor educativo.

  • Crear un clima de confianza con el promotor educativo, el grupo de padres y los cuidadores.

Durante la observación

Deberá escribirse en una libreta un "registro de la observación" el cual debe contener:

¨ Nombre de la comunidad.

¨ Módulo

¨ Zona

¨ Fecha

¨ Número de padres y de niños

¨ Hora de observación

¨ Tipo de sesión

¨ Subámbito

¨ Enfoque de observación

¨ Registrar lo que hacen y dicen los niños, los padres y los cuidadores, en función del enfoque de observación determinado anteriormente.

Paralelamente al "registro de observación" se realizarán "notas en torno al registro".

Después de la sesión

Quien realiza la observación (coordinador de zona, supervisor de módulo) retroalimentarán al promotor educativo, a través de los siguientes insumos:

  • Los aprendizajes significativos del grupo.

  • Los planes de mejora de padres y cuidadores.

  • La autoevaluación del promotor educativo.

  • Seguimiento de las competencias de los niños.

  • El registro hecho durante la sesión observada.

Se realiza una reunión de trabajo en donde habrá retroalimentación entre el grupo de observadores y el promotor educativo.

Se llegará a acuerdos para apoyar el trabajo del grupo y del promotor educativo, los cuales serán anotados por todos los presentes, para su recordatorio y seguimiento, en la misma libreta en la que se realizó el "registro de observación"

Enfoque de observación

Se refiere a delimitar líneas que se considera deben ser observadas, se sugiere sea un sólo enfoque el que se observe a la vez, ya que esto permite concentrarse en un aspecto y trabajar en mejorarlo, para después pasar a otro. Más adelante encontrarás algunas sugerencias de observación que tú puedes ampliar y enriquecer desde tu propia experiencia.

Por ejemplo:

  • Espacio para niños y adultos

  • El abordaje de los momentos de la sesión

  • Las competencias del promotor educativo, padres, cuidadores y niños

  • Aprendizajes significativos de los promotores educativos, padres, cuidadores y niños

  • Manejo del promotor sobre planes de mejora

  • Fortalezas del grupo

  • Clima socio emocional propicio para el aprendizaje

  • Estrategias de motivación y apoyo a los niños

Registro de la observación

Es la descripción objetiva que el observador realiza en su libreta, con respecto al enfoque de observación.

Notas en torno al registro

Son comentarios que el observador realiza al margen sobre lo observado, incluyen señalamientos para retroalimentar al promotor educativo, así como elementos de trabajo que se pueden relacionar con la estructura curricular y necesidades de asesoría al promotor educativo.

Acuerdos

Son acciones de apoyo al promotor educativo, las cuales quedarán registradas como acuerdos por todos los presentes.

Los acuerdos se establecen en torno al "registro de observación", a las "notas en torno al registro" y a los insumos aportados por el promotor educativo.

Reuniones de trabajo

  • Se realizan inmediatamente al término de la sesión observada, se sugiere que:

  • Se propicie el intercambio y análisis de experiencias.

  • Se promueva la búsqueda compartida de soluciones.

  • Se logre la toma de acuerdos para el apoyar el trabajo y el seguimiento de los mismos.

  • Las reuniones de trabajo deben de estar basadas en un diálogo horizontal de retroalimentación.

Seguimiento a los eventos de formación

El seguimiento de los eventos de formación nos permite revisar lo sucedido y retroalimentar nuestra práctica, es importante no solamente la asistencia a los diferentes eventos, también la retroalimentación y la evaluación con los facilitadores del evento. Registrar lo ocurrido te permitirá contar con insumos para la evaluación y la planeación del siguiente evento.

Al concluir el evento de formación, los facilitadores deberán elaborar un informe, bajo los lineamientos que se describen en el Plan Formativo.

Este artículo está licenciado bajo Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5 License

Dirección postal BOULEVARD CULTURAS VERACRUZANAS S/N, COL. RESERVA TERRITORIAL C. P. 91097 XALAPA, VER MÉXICO Teléfono (01 228) 8-19-20-11 EXT. 103